Menú Cerrar

Mesa White & Case: La importancia de la elección de la sede en Arbitraje Internacional

*La mesa redonda estuvo moderada por Ignacio Madalena, Counsel de White & Case, práctica del arbitraje internacional en Madrid.

La primera ponente, Patricia Saiz, árbitro internacional, expuso desde su punto de vista cuales son los factores clave a la hora de elegir la sede y las tendencias que ha podido observar últimamente al respecto. La decisión acerca de la sede es una decisión clave que las partes han de tomar junto con sus abogados ya que tiene consecuencias importantes de cara al procedimiento. Patricia indicó que se debe tener presente que la elección de la sede va a determinar la ley nacional de arbitraje aplicable. “Estamos anclando el proceso a una ley concreta y a una jurisdicción” lo cual es relevante en temas de asistencia al arbitraje y de posible anulación del laudo arbitral. 

En lo que a las últimas tendencias se refiere, Patricia distinguió entre tendencias pre-Covid-19 y post-Covid-19. Patricia explicó que antes de marzo de 2020, las sedes históricamente más importantes se imponían (Londres, París, Singapur, Ginebra y Nueva York), pero también se podía observar la aparición de nuevos actores: “lo que sí estamos viendo es que hay nuevas sedes como son Hong Kong y Tokio para disputas en el territorio Asia-Pacífico, y Sao Paulo y Madrid para Latam, o Estocolmo”.

Aunque han aparecido nuevas sedes que compiten agresivamente por hacerse un hueco en el top ten, debido a su reputación los usuarios suelen preferir sedes tradicionales ya que estas proporcionan más seguridad en lo que a pronósticos, neutralidad y estabilidad se refiere. Resulta difícil competir con instituciones de primer nivel que gozan de un historial positivo de ejecución de laudos arbitrales y de un sistema judicial nacional eficaz.

Respecto a las tendencias post-Covid-19, Patricia expuso: “la situación que se ha generado con el Covid nos ha hecho cambiar a los abogados y a las partes los cálculos que hacíamos a la hora de fijar esas sedes, efectivamente en los últimos años como decía han aparecido alternativas low cost, más accesibles, eso de repente en un entorno Covid deja de ser relevante y pasa a un segundo plano […] a priori las partes se inclinan aún más por sedes tradicionales como son París o Londres por la estabilidad y por la seguridad”.

Patricia indicó que ahora que los usuarios ya no están preocupados por costes y desplazamientos puede que opten por sedes remotas pero seguras como son Australia o Japón, o que se abra una oportunidad para sedes tecnológicamente muy avanzadas que garanticen que los laudos no serán anulados a raíz de las audiencias que se llevaron a cabo de manera virtual. Patricia concluyó afirmando que se producirá un refuerzo de las sedes tradicionales pero que existe una oportunidad de expansión para las sedes tecnológicamente avanzadas.

Ignacio añadió que desde el punto de vista del arbitraje de inversiones debemos tener en cuenta el arbitraje con arreglo a un contrato: “en los últimos años hemos visto un cambio en los contratos de inversión en la práctica de los estados. Hemos visto estados mucho más reacios a aceptar sedes tradicionales […] vemos como países como Ecuador en el sector de los hidrocarburos en sus contratos está dispuesto a aceptar Santiago de Chile para controversias que superen los 10 millones dólares”.

Por otro lado, Ignacio comentó que en el arbitraje de tratados nos movemos en un escenario diferente ya que muchos tratados como la Carta de la Energía o ciertos BITs marcan pautas específicas a seguir a la hora de elegir o determinar la sede. La ausencia de pautas suele ser el factor desencadenante en la batalla por fijar una sede favorable. En el caso del arbitraje de inversiones, por ejemplo, este problema se produce cuando nos encontramos ante un tratado que no especifica la sede (silent seats). Ignacio explicó que, en estos casos, los usuarios parecen inclinarse por sedes neutrales como por ejemplo ocurrió en el caso de Pugachev v Russia, un arbitraje de inversión con sede en Madrid, donde las partes sin tener ninguna conexión con el país eligieron Madrid como sede para el arbitraje. 

Maribel Rodríguez Vargas, Gerente de litigación y arbitraje en Acciona, comentó qué hacer cuando se acude al convenio arbitral y la sede no ha sido fijada: “Cuando la partes no se han puesto de acuerdo acerca de la sede del arbitraje nos preguntamos, ¿quién la fija?, ¿cuándo y cómo? Y, ¿bajo qué criterios?

Maribel hizo referencia a supuestos bajo UNCITRAL Model Law cuando en la cláusula arbitral no se ha designado la sede y que determinan el reglamento de arbitraje aplicable en estos casos. El reglamento distingue entre arbitraje Ad hoc y arbitraje administrado por una institución arbitral. En arbitrajes ad hoc el marco de referencia estipula que será el tribunal arbitral quien fije la sede en caso de silencio del convenio arbitral. En caso de estar ante un arbitraje administrado, las reglas de la institución determinarán el procedimiento a seguir. En general, la mayoría de las instituciones arbitrales presentan uno de los siguientes modelos: 

1. El tribunal fijará la sede.

2. El órgano ejecutivo de la institución fijará la sede.

3. Modelos híbridos que incluso fijan una sede por defecto.

A modo de ejemplo, Maribel mencionó lo que indican las reglas de la CCI, la CIAM y LCIA, entre otras.

 

Para concluir, Maribel añadió que fijar la sede es una decisión importante que afecta a la viabilidad y ejecución del laudo arbitral y por ello deben tenerse en cuenta cuales son los elementos que pueden impactar a posteriori el desarrollo del arbitraje. Maribel recomendó, en lo que respecta a buenas prácticas para la evaluación de la sede y a los criterios a seguir a la hora de fijar la sede, el marco establecido por los London principles – CIArb. Maribel quiso destacar como criterio más importante una ley moderna de arbitraje que no limite el procedimiento arbitral.

Por último, Mélanie Riofrío (Secretaría General del Centro Internacional de Arbitraje de Madrid), expuso su visión sobre España y Madrid como sede del arbitraje internacional y apuntó que España tiene una infraestructura legal sólida en materia de arbitraje ya que la ley española de arbitraje de 2003 se inspira en la ley modelo de arbitraje UNCITRAL y, además, España es parte del convenio de Nueva York. 

En cuanto al apoyo judicial, Mélanie indicó que la reciente sentencia del TC ha traído seguridad en este aspecto y ha disipado dudas respecto a España como sede de arbitraje. Mélanie recalcó la importancia que tiene la existencia en Madrid de una comunidad arbitral activa que fomenta el arbitraje y que está formando a jóvenes profesionales para garantizar la expansión del arbitraje y la presencia española en el ámbito internacional.

Por último, Mélanie hizo hincapié en la reciente creación de una nueva institución arbitral, el Centro Internacional de Arbitraje de Madrid (CIAM) que administra procedimientos con sede en todo el mundo: “CIAM sólo administra procedimientos arbitrales internacionales y va a ser importante a la hora de promover España y Madrid”.

AUTORÍA
María Bisila Torao García
Associate
Amsterdam & Partners LLP, London office

EnglishEspañol